ODONTOLOGÍA GENERAL

Odontologia General

La caries es la responsable de destruir el tejidos del diente.
Una alteración en nuestras piezas dentales nos puede llegar a causar dolor, sangrado, infección, o malestar.
Los tejidos que rodean al diente, como son el hueso y la encía, también requieren de un cuidado más especial.
La solución es que mediante una sencilla revisión se puede diagnostica cualquier problema que se le presente en su boca, determinando de esta manera el tratamiento especifico y necesario para mantener su salud oral.
La Limpieza bucal: para poder prevenir el sangrado de encías muy molestos (gingivitis) y la pérdida ósea del diente (periodontitis).
Los Empastes (obturación) y reconstrucciones dentales: para reparar el diente por caries o fractura o cambiar o mejorar una obturación antigüa.
Endodoncia: con ellas elimina por completo el tejido nervioso afectado del diente, evitando de esta manera el dolor y la infección del mismo.
Extracción (exodoncia): es el ultimo recurso que se utiliza y sucede cuando una pieza que ya no puede permanecer en la boca es extraida, evitando futuras complicaciones.
Tratamiento del dolor mandibular y facial: férulas de relajación, tratamiento del bruxismo y rechinamiento dental.

¿Qué es la odontología general?

Son los tratamientos encaminados a solucionar los problemas primarios que tienen que ver con la boca, dientes y otras estructuras relacionadas. En la mayoría de los casos representa el primer contacto del paciente con el odontólogo.

El odontólogo general realiza el diagnóstico primario del paciente, resuelve los problemas de restauración de caries que pueda presentar y lo canaliza adecuadamente a cada especialista de acuerdo a la necesidad del paciente.

Cuáles son las enfermedades más habitúales que atiende la odontología general

La Caries

La caries dental es la destrucción de los tejidos de los dientes causada por la presencia de ácidos producidos por las bacterias de la placa depositada en las superficies dentales. Una exploración detallada detectará manchas o puntos de color blanco tiza (zonas donde no hay esmalte) o bien pigmentación de color marrón. Los tratamientos que ayudan a solucionar las caries son los empastes y la endodoncia.

La Gingivitis

Es una enfermedad bucal generalmente bacteriana que provoca inflamación y sangrado de las encías, causada por los restos alimenticios que quedan atrapados entre los dientes. Las causa más habituales que causan la gingivitis son; mala higiene dental, durante el embarazo (cambios hormonales aumentan la sensibilidad de las encías), diabetes no controlada, los dientes mal alineados, los bordes ásperos de las obturaciones y la aparatología oral mal colocada o contaminada ( correctores dentales, prótesis, puentes y coronas), etc

De qué tipo de tratamientos se encarga la Odontología General

Los principales tratamientos que realiza la odontología general son: endodoncias, bruxismo, extracciones, odontología conservadora: obstrucciones (empastes), incrustaciones, reconstrucciones de piezas dentales, sellado de fisuras, restauración de caries, etc.

Consejos y recomendaciones

Para prevenir la caries, es fundamental realizar una buena higiene bucodental después de cada comida con un buen cepillo dental (durante 2 min), un dentífrico y un colutorio, procurando no dejar pasar más de 15 minutos entre el final de cada comida y el cepillado.

Siga las siguientes recomendaciones:

  • Cepíllese los dientes por lo menos dos veces al día y utilice hilo dental diariamente para eliminar la placa
  • depositada entre los dientes y debajo de la encía.
  • Sométase a revisiones dentales periódicas (cada 6 meses). La atención preventiva ayuda a evitar que ocurran problemas.
  • Lleve una dieta equilibrada restringida en alimentos con almidones o azúcares. Cuando ingiera estos alimentos, intente hacerlo junto a una comida y no entre comidas para minimizar así la cantidad de veces que expone sus dientes al ácido que producen las bacterias.
  • Utilice productos dentales que contengan flúor, incluida la crema dental.
  • Asegúrese de que el agua que beben sus hijos contenga un nivel adecuado de flúor.